Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Cómo sobrevivir con éxito a la declaración de la Renta

Leer más tarde Artículo Declaración

Declaración

Publicado el 13 de mayo de 2015 a las 08:00 por Bankia

Hay declaraciones...y declaraciones. Unas son de amor y otras, no tanto. Con ganas o sin ellas ha llegado el momento de hacer la declaración de 2014, la última antes de que entren en vigor los efectos de la última reforma fiscal.

Aun así, esta edición tiene también alguna novedad. Lo que no cambia es el perfil de los que están obligados a presentarla: aquellas personas cuyo sueldo supere los 22.000 euros anuales cuando solo se tiene un pagador. En el caso de que haya más de una renta procedente de rentas del trabajo, y la suma de la segunda y restantes supere los 1.500 euros, el límite para hacer la declaración baja a 11.200 euros de ingresos anuales.

Si has superado estos límites y estás a punto de firmar y dar al botón de enviar el borrador, ¡cuidado! Las prisas te pueden salir muy caras. "Si se entrega un borrador con fallos se considera que el responsable de estos es el contribuyente. Por lo tanto, será él quien tendrá que asumir la sanción y argumentar después para demostrar que le dio a la tecla por error" advierten desde el sindicato de Técnicos de Hacienda Gestha.

El borrador es un documento que puede no incluir todos los datos necesarios para confeccionar tu declaración, ya que la Administración sólo incluye aquellos datos de los que dispone, por lo que será responsabilidad del contribuyente incluir cualquier otro dato del que él disponga y deba ser tenido en cuenta a efectos del Impuesto.  Además puede contener errores y que no siempre se detectan con facilidad. Conviene escudriñarlo con detenimiento antes de firmarlo. Deberás poner especial cuidado en aquellas circunstancias que hayan cambiado respecto al año anterior. Por ejemplo, si has tenido hijos, o te has divorciado. En este último caso, hay que fijarse bien, ya que las pensiones compensatorias a favor del cónyuge reducen la base imponible y Hacienda no siempre suele reflejarlo directamente.

Otro fallo habitual en los borradores es la incorrecta identificación de los inmuebles; es decir, que las referencias de los valores catastrales estén mal.

Solo después de asegurarte de que todo está correcto, tendrás vía libre para enviar tu borrador y esperar  la devolución del dinero.

Pero este 'privilegio' del borrador no está al alcance de todos. Quienes tienen circunstancias de ingresos más complicadas, como rentas procedentes del extranjero, negocios propios, agricultores, ganaderos... no tienen la ayuda de que Hacienda les envíe un borrador, ya que considera que desconoce demasiados datos de su situación fiscal. En ese caso, toca remangarse y ponerse al frente del ordenador o pedir hora en una oficina de la Agencia Tributaria.

Existen distintas vías telemáticas para garantizar la seguridad en la presentación por Internet como el programa Cl@ve o el sistema RENO para solicitar datos fiscales. Pero todas llevan a un mismo destino. El programa PADRE. Lo creas o no, el programa PADRE que Hacienda ha diseñado para realizar la declaración es de lo más ‘amigable' que se puede encontrar en la gestión de impuestos. Fácil de instalar, comprender y rellenar. Además cuenta con una ayuda muy completa. Si lo dudas, pregunta a los autónomos cómo se las arreglan con su IVA o sus declaraciones del IRPF.

Volviendo a la Renta, el PADRE es una guía bastante intuitiva que va demandando los datos básicos de identificación, ingresos, retenciones... Toda esta información la tenemos porque nos la ha dado la empresa en la que trabajamos y los bancos donde tenemos nuestros ahorros. La complicación llega con las deducciones, algo así como los descuentos que Hacienda nos concede para rebajar la factura fiscal.

La Renta de 2014 será casi tan fácil de rellenar como la de 2013, ya que apenas hay deducciones de ámbito nacional. En lo que se refiere a las que gestionan las comunidades autónomas, la variedad es difícil de abarcar, por lo que lo mejor es consultarlas en el momento exacto en la página de la Agencia Tributaria para acceder a la información más actualizada.

Respecto a las nacionales, la atención para liquidar el impuesto de 2014 debe centrase en:

La vivienda ya no desgrava

En 2013 desapareció el derecho a deducción por compra de vivienda. Quienes efectuaron su compra hasta 31/12/2012, sí mantienen todavía esa deducción que permite un descuento del 15% aplicable a los primeros 9.040 euros. Es decir, que la deducción máxima por vivienda podrá ser de 1.356 euros.

Lo mismo ocurre con las obras de reforma. Hasta el año pasado, también eran desgravables los gastos derivados por reformas para hacer las viviendas accesibles para discapacitados o más eficientes desde el punto de vista energético. Esta deducción también desapareció en 2013. Por lo tanto, las inversiones en rehabilitación de la vivienda sólo son deducibles si las obras empezaron antes de 2014.

Alquiler

El único incentivo fiscal relacionado con el ladrillo que queda en España es el que tiene como protagonista al alquiler. Aunque tampoco por mucho tiempo, ya que también desaparece en 2015. Pero de momento, en lo que atañe a esta declaración de 2014, los inquilinos pueden llegar a tener una deducción del 10,5%, con un límite variable según la renta y siempre que su base imponible sea inferior a los 24.107,20 euros anuales. Por su parte, los propietarios tendrán derecho a una reducción del 60% aplicable a los ingresos por alquiler; esta reducción puede llegar a ser del 100% si la vivienda está arrendada a jóvenes menores de 35 años.

Hay que distinguir entre ganancias especulativas y el ahorro a largo plazo

Desde 2013 hay un nuevo tratamiento de gestión de las pérdidas y ganancias patrimoniales. Todas las ganancias obtenidas por inversiones de menos de un año, las más especulativas, deben ser declaradas en la base general del impuesto y, por tanto, se aplicará el tipo de interés que corresponda al perfil del contribuyente, entre el mínimo del 24,75% y el máximo del 56%, según la comunidad autónoma. Este sería el caso si has comprado unas acciones o un inmueble y has vendido el mismo bien antes de tenerlo en propiedad  365 días.

En cambio, cuando las inversiones son a más largo plazo, por encima del año, los beneficios obtenidos de su venta se incluyen en la base del ahorro y están gravados con tipos que van desde el 21% al 27%. Así, la tasa impositiva será del 21% para ganancias inferiores a 6.000 euros; el 25% para las que se encuentren entre los 6.000 euros y los 24.000 euros y del 27% para las superiores a 24.000 euros.

Esta distinción es importante también para compensar pérdidas con ganancias patrimoniales. En general, se permite compensar las pérdidas obtenidas por cualquier inversión con ganancias, siempre que sean de similares características. Es decir, que las pérdidas de menos de un año solo se pueden compensar con ganancias de menos de un año. Y lo mismo ocurre cuando las pérdidas o ganancias proceden de inversiones que superaron los  365 días, que solo pueden compensarse con otras que se hayan mantenido en propiedad por más de un año.

Compensar las pérdidas de las participaciones preferentes.

En este embrollo de las compensaciones también entra en juego el tratamiento que reciben los propietarios de participaciones preferentes o deuda subordinada. Si tienes pérdidas por haber sido propietario de alguno de estos títulos, las podrás compensar con rendimientos de capital mobiliario positivos, también con ganancias patrimoniales a más de 1 año integradas en  la base imponible del ahorro, e incluso con ganancias patrimoniales a menos de 1 año derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales que se integran en la base imponible general.

Dividendos, exentos hasta los 1.500 euros

Cuando lo que se recibe son dividendos de inversiones mobiliarias estos deben ser incluidos como rendimientos del capital mobiliario en la base del ahorro (tributan entre el 21% y el 27%). Hasta ahora, los primeros 1.500 euros anuales obtenidos están exentos de tributación. Es decir, si por ejemplo, recibió ingresos por este concepto de 1.800 euros, solo tendrá que pagar impuestos por 300. A partir de 2015 habrá que pagar impuestos desde el primer euro recibido por dividendos.

Recuerda que la lotería paga impuestos desde 2013

Los premios superiores a 2.500 euros están, desde el 1 de enero de 2013, gravados con un 20%. Y este gravamen se aplica a todos los premios de azar obtenidos en España también durante 2014: loterías, quinielas, euromillones, etc. Aunque, de cara a la declaración, esto no implica ninguna complejidad. El dinero que recibe el agraciado ya lleva descontado ese 20%.

Plan de pensiones, el único gran aliado para ahorrar impuestos

Eliminada la deducción por vivienda, los planes de pensiones se mantienen como uno de los pocos recursos que tienen los contribuyentes para rebajar la factura fiscal. Las aportaciones a estos productos de inversión de largo plazo implican un ahorro fiscal que varía según la edad del contribuyente y la comunidad autónoma en la que viva (la horquilla de deducción va del 24,75% al 56%).

Es decir, el contribuyente menor de 50 años puede reducirse de su base imponible como máximo la menor de las siguientes dos cuantías: 10.000 euros o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas. En el caso de los contribuyentes mayores de 50 años, el límite máximo de reducción será la menor de las siguientes dos cuantías: 12.500 euros o el 50% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

Además, si el cónyuge no percibe ingresos o estos son inferiores a los 8.000 euros anuales, el contribuyente puede reducirse un máximo de 2.000 euros en las aportaciones al plan de pensiones de su pareja.

Todo esto también ha cambiado en 2015, puesto que el límite máximo se ha reducido a 8.000 euros. Pero de eso, hablaremos en mayo de 2016.

Los que apuestan por la empresa también tienen 'regalo' fiscal

Si has montado una empresa, vía sociedad limitada Nueva Empresa, vas a tener una pequeña alegría, porque podrás deducirte el 15% de las aportaciones realizadas, con un límite de 9.000 euros anuales como base de deducción.

Y si te ayudaron a montarla amigos o inversores más profesionales, ellos también tienen su recompensa. Ahora, quienes invierten en una empresa de nueva creación pueden deducirse el 20% de la inversión realizada, con una base de deducción máxima de 50.000 euros anuales. Esta deducción está supeditada al cumplimiento de una serie de condiciones entre las que destacan que su participación en el capital de la sociedad no supere el 40% y que permanezca en el capital de la misma por un plazo no inferior a 3 años ni superior a 12 años.

Despido y desempleo

Esta es otra de las principales novedades de la declaración de este año. Y también una de las más engorrosas. Con carácter general, quienes recibieron la notificación de despido entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2014, deberán tener en cuenta que las cuantías que se consideran exentas serán las previstas a estos efectos en el Estatuto de los Trabajadores en función de cada modalidad del despido.

En cambio, si el despido se produjo a partir del 1 de agosto de 2014, la indemnización exenta seguiría siendo la misma pero con un límite de exención máxima de hasta 180.000 euros. , De este modo, las cantidades no exentas percibidas  se considerarán rendimientos del trabajo y tributarán al tipo marginal, tras aplicarle una reducción (por rentas obtenidas irregularmente) del 40%.

Pequeñas reducciones/deducciones que no debemos olvidar:

Las cuotas pagadas a sindicatos, colegios profesionales obligatorios para ejercer una actividad (hasta un límite de 500 euros) constituyen una reducción en el cálculo de los rendimientos del trabajo. Los donativos religiosos o filantrópicos (ONG) desgravan, así estas aportaciones podrán ser tomadas como base para una deducción de entre el 10% y el 30%.

Una vez controladas todas estas variables ya solo es cuestión de dar al botón de aceptar del programa PADRE, y que la declaración salga positiva y Hacienda nos devuelva dinero. Aunque eso, que es lo que quiere todo el mundo, en realidad sea la peor de las noticias desde el punto de vista de financiero. Una declaración 'a devolver´ implica que el Estado nos ha estado reteniendo más de lo debido durante más de un año. En cambio, si nos toca pagar significa que somos nosotros los que hemos disfrutado de dinero de más durante el último año. Si no lo entiendes, no desesperes, le pasa a todo el mundo. El dulce de recibir un ingreso de Hacienda es demasiado goloso como para enfrentarse a la realidad de los datos financieros.

Para todos aquellos a quienes la informática o los números les den sarpullido, tienen tiempo durante todo el mes de mayo y buena parte de junio para solicitar una cita con Hacienda y acudir en persona a la oficina de la Agencia Tributaria más cercana, donde te ayudarán a tramitar la declaración. El único teléfono de cita previa es 901 200 351 y también se puede solicitar en la Web. Hacienda ha advertido de la proliferación de teléfonos falsos, que cobran cantidades desorbitadas solo por llamar.

Y ya tienes toda la información; date prisa, porque el tiempo pasa. Te recordamos las fechas clave de este año:

Desde el 7 de abril es posible solicitar el borrador, confirmarlo y presentar la declaración telemáticamente.

El 11 de mayo será el primer día para presentar la declaración y los borradores en papel.

El 25 de junio finaliza el plazo para presentar las Declaraciones en las que el contribuyente debe pagar y lo quiere hacer mediante domiciliación bancaria.

El 30 es el último día para presentar las Declaraciones que salen a devolver, o a pagar si no se hace mediante domiciliación bancaria -es decir, si se abona inmediatamente en efectivo o como adeudo en cuenta-. Con este plazo finaliza la campaña.

  Imagen: Kristina Alexanderson

 

1 comentario

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

1 comentario

29 de junio de 2015 a las 23:36Pedro Martín
No aclara cuándo termina el plazo si se fracciona el pago y se hace el primero con adeudo a cuenta y el segundo domiciliado. Según prensa como cincodias, y según información en la agencia tributaria (601 33 55 33) acaba el día 30 de junio. Según alguna oficina de Bankia , quizá todas, el 25, con lo cual mañana día 30 pondrán pegas por estar fuera de plazo.
Cerrar menú