Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Comentario Macro Semanal (29 de junio de 2015)

Estudios y análisis

29/06/2015

Esta semana hemos revisado al alza las previsiones de crecimiento de la economía española para el año 2015 (del 2,7% al 3,2%) y 2016 (del 2,6% al 2,8%). La confluencia en el tiempo de un buen número de impulso positivos, tanto externos (QE del BCE, precio del petróleo, tipo de cambio, etc), como internos (bajadas de impuestos, recuperación de la construcción, mejora de las condiciones de financiación, etc) han hecho posible que los ritmos de crecimiento anualizados en esta primera parte del año se estén acercando al 4%, lo que propiciará un crecimiento medio para 2015 superior al 3%, pese a que esperamos una pérdida de impulso en la segunda parte del año (tasas trimestrales del 0,6%/0,7%).
Comentario Macro Semanal

Comentario Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Lo importante es que el crecimiento está viniendo acompañado de una fuerte creación de empleo que puede aproximar las nuevas afiliaciones durante el año, a la cifra de 600.000 personas. Por tanto, una vez más se confirma la disfuncionalidad del mercado de trabajo español que se caracteriza por destruir mucho más empleo que otros países en los momentos de crisis y, a la inversa, cuando se produce la recuperación. También es importante para una economía como la nuestra, con elevados niveles de endeudamiento, la recuperación del crecimiento nominal hasta ritmos próximos al 4% (0,9% en 2014), pues permitirá compatibilizar el proceso de desapalancamiento con una recuperación del saldo de crédito en 2016, por primera vez desde el inicio de la crisis. Con estos datos, a finales del próximo año, la economía española habría logrado recuperar todo el PIB perdido a lo largo de la crisis.

Si bien hay que destacar los esfuerzos por mejorar la dañada competitividad de nuestros bienes y servicios, lo que se refleja en la solidez de las exportaciones y en los sucesivos superávits de la balanza por cuenta corriente (+1,5% del PIB en 2015 y +1,2% del PIB en 2016), el patrón de crecimiento vuelve a apoyarse en la demanda interna, especialmente en el gasto en consumo; de hecho, respecto a la previsiones de octubre de 2014, ahora el gasto privado aporta siete décimas más (1,9 frente a 1,2 p.p.). Así que, teniendo en cuenta además los niveles de tipos de interés que cabe esperar en los próximos 18 meses, parece difícil una mayor recuperación del ahorro interno, en ausencia de un mayor esfuerzo de consolidación fiscal. Más positivo es el protagonismo de la inversión en equipo: en la medida en que la crisis se ha saldado con una intensa destrucción de tejido productivo, la renovación, ampliación y modernización del stock de capital fijo es clave para mejorar la productividad y consolidar la actual fase de recuperación. En este sentido, el escaso crecimiento de la productividad que se percibe en el horizonte de previsión (0,3% en 2015 y 0,5% en 2016) es una de las grandes asignaturas pendientes de la economía española, ya que pone en riesgo las ganancias de competitividad logradas en los últimos años, sobre todo, si como es de esperar, el proceso de depreciación del euro está próximo a finalizar.

Desde el comienzo de la crisis griega se pusieron de manifiesto las debilidades del proyecto de construcción europea (UEM). Parte de esos problemas se han ido solventado en los últimos años, pero siempre con la sensación de que la UEM sólo avanza en los momentos de crisis, cuando está al borde del precipicio y eso implica que no siempre se toman las decisiones correctas con una visión de medio y largo plazo. Con el loable deseo de cambiar esa dinámica, esta semana se ha publicado el documento de los llamados cinco presidentes (Juncker, Draghi, Dijsselbloem, Tusk y Schulz) que pretende ser una hoja de ruta para avanzar de forma definitiva en el proyecto de construcción europea de aquí al año 2025. Para sacar adelante su proyecto de futuro, los cinco presidentes señalan medidas concretas que deberán ponerse en marcha en dos etapas. Algunas deben emprenderse en los próximos años (hasta 2017), utilizando los instrumentos existentes y los tratados actuales para impulsar la competitividad y la convergencia estructural, que permita niveles más elevados de prosperidad en todos los países de UEM. Las medidas más ambiciosas se dejan para después de 2017 y van más lejos en lo que respecta a la soberanía de los Estados miembros del euro, como la creación de un futuro Tesoro de la zona del euro (de 2017 a 2025), lo que podría implicar la firma de un nuevo tratado. Por tanto, más allá de grandes proyectos de medio plazo como la creación de un Tesoro único que implicaría la emisión de eurobonos, lo más interesante son los instrumentos de avance para homogeneizar la política económica en los países miembros como:  1) la creación de un sistema de autoridades independientes de competitividad de la zona del euro, con el mandato de vigilar que los salarios crezcan en línea con la productividad y con los de los otros de países de UEM y del resto de principales socios comerciales; 2) una aplicación reforzada del procedimiento de desequilibrio macroeconómico; no sólo deben detectarse los desequilibrios de UEM en su conjunto y de cada país miembro, sino también proponer reformas estructurales y que los mecanismos correctores sean forzosos; y 3) un mayor énfasis en los resultados sociales y de empleo, y profundización en la integración de los mercados laborales, facilitando la movilidad geográfica y profesional. La conclusión es que van a ser mínimos los grados de libertad de la política económica para los países que decidan formar parte del grupo de países que van a acelerar en el proyecto de construcción europea en la próxima década y, el riesgo, una vez más, es el de no formar parte de la primera velocidad.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú