Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Comentario Macro Semanal (24 de julio de 2015)

Leer más tarde Artículo Comentario Macro Semanal

Comentario Macro Semanal

Publicado el 24 de julio de 2015 a las 13:30 por José Ramón Díez Guijarro
1. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), de abril a junio, el mercado laboral español tuvo un comportamiento mejor de lo esperado, en una época del año que suele ser positiva para el empleo: en los últimos 20 años, sólo en dos ocasiones (2009 y 2012) se ha reducido la ocupación en dicho periodo.
 

El aumento de la ocupación (+411.800) superó nuestra previsión (+375.000) y es el mejor dato en un segundo trimestre en una década. Según la EPA, el total de ocupados alcanza los 17,87 millones, máximo desde finales de 2011; en términos acumulados, desde el último trimestre de 2013 se ha recuperado un 24% del empleo perdido en la recesión (915.000 frente a los 3,8 millones destruidos). Evidentemente, no es suficiente y todavía tenemos un largo camino por delante para restañar los daños de la última crisis en el mercado laboral, pero hace dos años todos hubiésemos firmado esta intensa recuperación que ha experimentado el empleo en los últimos 7 trimestres. Casi el 71% del empleo creado en el trimestre se concentró en servicios (+291.700), especialmente en hostelería (+162.200), pero el empleo aumentó también en construcción (+32.300 empleos) y, especialmente, en industria, con la cifra más alta de empleos creados en un segundo trimestre desde 2002 (+64.800 empleos). De hecho, en términos interanuales, por primera vez desde 2005, todos los sectores registran tasas positivas.

Además, a la vez que la demanda en el mercado de trabajo se reactiva con intensidad, se debe destacar que también lo hace la oferta, pues se registró un fuerte aumento de los activos (+116.100 personas), lo que constituye la mayor subida en un segundo trimestre en cuatro años. Algo fundamental, pues uno de los principales problemas del mercado de trabajo español es la baja tasa de actividad, especialmente en los grupos de edad más avanzada. El resultado de lo anterior es que el paro se redujo en 295.600 personas, la segunda caída más intensa de la serie en este periodo (-310.400 personas en el segundo trimestre de 2014), hasta 5,15 millones, mínimo desde mediados de 2011 y equivalente al 22,4% de la población activa, 1,4 puntos menos que el trimestre anterior.

También muy importante es que, aunque la mayor parte del aumento de la ocupación se plasmó en contratos temporales (+307.600), destaca positivamente el incremento del empleo a tiempo completo (+430.200), mientras que los ocupados a tiempo parcial se redujeron. De hecho, los contratos a tiempo completo crecen al mayor ritmo desde 2007. Por tanto, la fotografía del último trimestre del mercado laboral español es muy positiva ya que se crea empleo con mucha intensidad en todos los sectores, crece la población activa y, aunque sigue existiendo una alta temporalidad, poco a poco, se recuperan las jornadas a tiempo completo.

También se debe destacar algún síntoma de mejoría (todavía claramente insuficiente) en tres de los grandes problemas estructurales de nuestro mercado laboral: (i) la tasa de paro juvenil (menores de 25 años) cae por debajo del 50% (concretamente, el 49,2%), por primera vez en tres años y medio; (ii) los parados de larga duración (los que llevan más de un año en dicha situación) se reducen al mayor ritmo desde 2007 (-5,4% trimestral y -10% interanual), hasta mínimos de tres años (2,58 millones); y (iii) los hogares con todos sus miembros activos en paro son menos de 1,7 millones, la cifra más baja desde 2011. Los desafíos para los próximos trimestres son mantener todas estas tendencias positivas que vemos en el mercado de trabajo español acompañadas de un descenso en la temporalidad.

Una vez corregidos de estacionalidad los datos de ocupación, las señales continúan siendo positivas: +1,1% trimestral, casi 200.000 ocupados más, el doble que en el trimestre anterior y el mejor dato en un año. Esto implica que, aún en el supuesto de que la productividad se hubiese estancado en el segundo trimestre (algo que debería preocuparnos), la economía española estaría creciendo a tasas anualizadas superiores al 4%.

España: EPA (2T15)

2. También es importante volver a destacar que la aceleración del PIB se está consiguiendo sin los tradicionales aumentos de los desequilibrios que suelen aparecer cuando los ritmos de actividad superan la barrera del 2% en nuestro país. Además de factores externos que están ayudando, esto sólo se puede deber a una mayor flexibilidad de los mercados de bienes y servicios que están coadyuvando a una mayor competitividad de nuestras empresas. Así, aunque la balanza por cuenta corriente registró déficit en abril, éste fue tres veces inferior al del mismo mes de 2014: apenas 232 millones de euros. Además, en términos acumulados de 12 meses, el superávit mantiene una tónica ascendente desde noviembre de 2014 y se aproxima a los 11.000 millones de euros (1% del PIB). Algo que, además, ha sido compatible con aumentos de la inversión, gracias a la buena evolución del ahorro,  como pusieron de manifiesto hace unas semanas las cuentas no financieras del primer trimestre del año. El ahorro nacional aumentó un 13,6% interanual, el mayor avance en dos años, hasta el 20,4% del PIB; mientras, la inversión encadena cinco trimestres de aumentos y creció un 7,1% hasta el 19,6%: en ambos casos, se trata de los mayores porcentajes en términos de PIB desde mediados de 2013.

Si a la capacidad de financiación se le une la aceleración del crecimiento nominal, el resultado es que la economía española se sigue desapalancando. Según las cuentas financieras, en el arranque de 2015 se intensificó la corrección del elevado nivel de endeudamiento de la economía. En este sentido, la deuda total se redujo, por segundo trimestre consecutivo, un 0,8% trimestral. En toda la serie que arranca a finales de 1994 no se registraban dos descensos seguidos ni una caída de tal intensidad. En todo caso, el volumen actual, equivalente al 312,2% del PIB, es excesivo y sigue siendo el principal factor de vulnerabilidad al que se enfrenta la economía española (antes del estallido de la crisis se situaba en el 244,7%). Al prolongado ajuste de la deuda privada, iniciado hace cinco años, se añade, en este caso, el primer retroceso de la pública desde el comienzo de 2008. En el primer caso (deuda privada), se redujo 2,1 puntos hasta el 180,3% del PIB, mínimo desde 2006, mientras que la deuda de las AA.PP. se contrajo 3,2 puntos hasta el 131,8% del PIB (esta cifra incluye todos los pasivos y no sólo los que tiene en cuenta la Comisión Europea en términos del Protocolo de Déficit Excesivo), muy lejos de los niveles pre-crisis (39,4%).

Por lo que respecta a los hogares, su deuda se redujo 1,3 puntos hasta el 69,9% del PIB: hay que retroceder 10 años para encontrar un porcentaje más bajo. El aumento de la capacidad de financiación de las familias (3,2% del PIB, en máximos del último año) permitió aumentar la contratación de activos financieros (5.956 millones de euros, la cantidad más alta en un primer trimestre desde 2008), sobre todo fondos de inversión, y, al mismo tiempo, seguir reduciendo su deuda. Así, su riqueza financiera neta creció un 6,5% hasta un nuevo máximo histórico (casi 1,25 billones).

Finalmente, aunque la deuda de las empresas creció levemente en términos absolutos (+0,2% trimestral), algo que no sucedía desde 2011, en relación al PIB se redujo 0,7 puntos hasta el 110,4%, mínimo desde 2006. Dado que, por un lado, sus beneficios y, con ello, su capacidad de financiación han recuperado impulso en el primer trimestre de 2015, y, por otro, el saneamiento de su posición financiera está muy avanzado, las empresas se encuentran preparadas para consolidar la inversión y la creación de empleo.

España: Cuentas Financieras (1T15)

España: Cuentas No Financieras (1T15)

No hay comentarios aún

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Cerrar menú