Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Comentario Macro Semanal (24 de abril de 2015)

Estudios y análisis

24/04/2015

En un país como España, donde la actividad se caracteriza por una elevada estacionalidad, muchas veces resulta complicado extraer señales concluyentes de la evolución de los indicadores económicos.
Comentario Macro Semanal

Comentario Macro Semanal

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Es lo que ha ocurrido esta semana con una información tan importante como la recogida en la Encuesta de Población Activa. Partiendo de la base de que el primer trimestre del año suele ser negativo para el empleo en España (aunque en este caso ha sido el menos malo de los últimos siete años), es cierto que el descenso de la ocupación en 114.300 personas fue algo más intenso de lo esperado (nuestra previsión era de -102.000 empleos) y que el aumento del empleo ajustado de estacionalidad (+76.000 personas ó +0,4%) fue inferior al del cuarto trimestre del año pasado (+0,8%). El empleo destruido se concentró en trabajos a tiempo completo (-130.600) y de carácter temporal (-114.500), mientras que aumentan ligeramente los ocupados a tiempo parcial y con contrato indefinido (+16.300 y +25.300). Por sectores, destaca negativamente un ajuste a la baja más intenso de lo normal en estas fechas del sector servicios (-135.400) concentrado en hostelería (-45.300) y, en el lado positivo,  la mejora en la industria (-2.300) y, sobre todo, la destacada recuperación de la construcción (+30.300). Pese a esta caída de la ocupación durante el trimestre, el paro también se redujo (-13.100 hasta 5,44 millones, el 23,8% de la población activa), algo que se explica por la contracción del número de activos, que ha sorprendido por su cuantía (-127.400, la tercera mayor caída en un primer trimestre desde que se dispone de datos). Esto es consecuencia de la salida de extranjeros (una tendencia prácticamente ininterrumpida desde 2009) y, especialmente, de mujeres del mercado de trabajo.

Para los que desconfían de los ajustes estacionales (en la mayoría de los casos con mucha razón), la alternativa es utilizar los datos de los últimos doce meses y, en este caso, los ritmos de creación de empleo siguen intensificándose (+3% y +504.200 puestos de trabajo en el último año), lo que refleja la consolidación de la recuperación. Otros aspectos positivos son que se siguen reduciendo, tanto la tasa de paro juvenil (menores de 25 años) como el número de parados de larga duración (aunque todavía están en niveles inaceptables): en el primer caso se sitúa en el 51,4%, mínimo de tres años, y en el segundo por debajo de 2,73 millones, el menor nivel desde mediados de 2012. No tan positivo es que el número de hogares con todos sus miembros activos en paro creció por primera vez en el último año hasta 1,79 millones. En definitiva, el perfil de evolución del mercado laboral español es consistente con ritmos de crecimiento del 3% (otra cosa es la productividad), aunque todavía queda mucho para restañar las heridas de la última crisis (caída del empleo acumulada de máximos a mínimos del 18%) y, sobre todo, para solventar las anomalías de nuestro mercado de trabajo que se reflejan en una tasa de paro estructural que prácticamente triplica a la de nuestros socios comerciales.

EPA (1T15)

La revisión trimestral que realizamos de los principales indicadores del mercado de la vivienda español, por primera vez, empieza a dar señales claras de que el ajuste finalizó entre el segundo y tercer trimestre de 2014, tanto en precios como en actividad. Aunque tocar fondo tampoco es como para lanzar las campanas al vuelo, teniendo en cuenta que la bajada en la producción de nuevas viviendas superó el 95%, la caída de precios acumulada ronda el 40% o, el número de hipotecas que se firman actualmente es una sexta parte de las cerradas en el máximo de hace siete años. Por tanto, parece que estamos en un punto de inflexión, según se han absorbido buena parte de los desequilibrios previos (aunque The Economist calculaba esta semana una sobrevaloración en el mercado de algo más del 10%) y se ha recuperado el interés en los activos reales, especialmente, por parte de inversores internacionales.

En este contexto, de la última información aparecida lo más destacable es que la compraventa de viviendas ha aumentado desde mínimos un 11% (hasta 326.000 unidades), los extranjeros realizan el 17% de las compras de viviendas (nuevo récord), el 51% de las operaciones se realizan en la costa mediterránea, el 29% de las operaciones no tuvo aparejada una hipoteca (es decir, se pagan con cash), mejoran las condiciones de financiación (spreads bajando, mientras suben plazos y LTVs) y el stock de vivienda nueva sin vender se sitúa en mínimos desde 2007 (472.615 viviendas).

No obstante, se trata de un mercado muy heterogéneo, que está reaccionando a ritmos diferentes según productos y localizaciones. Los segmentos más dinámicos son vivienda vacacional en costa (Mediterráneo e Islas), áreas metropolitanas de las principales provincias y vivienda usada; mientras, persiste la sobreoferta en las provincias limítrofes con Madrid y en aquellas muy dependientes de la demanda doméstica, pese a que sus condicionantes empiezan a mejorar, en especial la creación de empleo y una mayor fluidez del crédito. De la misma forma, el stock de viviendas nuevas sin vender parece presentar una baja adecuación a las características solicitadas por la demanda, ya que suele estar ubicado en zonas alejadas del centro de los municipios.

En definitiva, hemos entrado en una etapa de estabilización del mercado que puede durar mucho tiempo (cuatro años en la década de los 90), a partir de la cual tampoco cabe esperar una recuperación muy dinámica ni en precios, ni en actividad, teniendo en cuenta, por otra parte, que los nuevos instrumentos macroprudenciales estarán vigilantes ante posibles señales de calentamiento. Entre los factores que, claramente, moderarán el comportamiento del mercado están los sociológicos, pues en 2014 se crearon 117.000 hogares frente a 470.000 en 2007, y los demográficos, ya que el grupo de población demandante de vivienda (25-34 años) se reducirá un 39% hasta 2052. Mientras, a corto plazo, debería preocupar que la accesibilidad, medida como porcentaje de ingresos que una familia española debe dedicar a la hipoteca, sigue en la zona del 35% (pese a que el Euribor doce meses se sitúa por debajo del 0,2%), cuando en los noventa fue necesario que esa accesibilidad se redujera por debajo del 30% para que el mercado empezara a recuperarse.

Situación y perspectivas del mercado de la vivienda.

 

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú