Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Todo lo que hemos aprendido del caso GameStop y el fenómeno de las ‘acciones meme’

Cultura de banca

15/03/2021

De ser una empresa en pérdidas a ocupar titulares. La evolución de GameStop, una compañía de venta física de videojuegos, durante los primeros meses del año ha sido una montaña rusa en Bolsa por el efecto que ha tenido sobre su cotización la acción coordinada de un grupo de usuarios de la red social Reddit.

Tiempo de lectura: 4 minutos

GameStop y el fenómeno de las acciones meme

GameStop y el fenómeno de las acciones meme

El caso de GameStop tiene su miga. Veamos paso a paso qué es lo que ha pasado con esta empresa y cómo este episodio ha dado lugar al fenómeno llamado ‘acciones meme'.

¿Qué es GameStop?

Se trata de una cadena estadounidense de tiendas dedicadas a la electrónica y a la venta física de videojuegos, con presencia en todo el mundo, cuyo modelo de negocio se ha visto afectado por la transformación digital del sector, que ha hecho que los videojuegos digitales y online se impongan sobre los videojuegos físicos. La lenta adaptación a los nuevos tiempos provocó que GameStop registrara pérdidas por valor de 296 millones de dólares (unos 246 millones de euros) en los primeros meses de 2020 y cerrara 426 tiendas.

Sus acciones, que en 2013 cotizaban a 43 euros, apenas superaban los 2 euros en abril de 2020.

Para GameStop, la pandemia y los confinamientos derivados de ella fueron la gota que colmó el vaso: sus acciones comenzaron a cotizar muy a la baja y algunos inversores vieron en esta circunstancia un filón para invertir en corto, especialmente fondos como Melvin Capital.

¿Quién es Ryan Cohen?

Es un emprendedor estadounidense que en septiembre de 2020 se hizo con un 10% de GameStop, convirtiéndose en el principal accionista. A partir de ese momento intentó reconducir la compañía, enfocando su futuro en el ámbito online. Sin embargo, a pesar de que el precio por acción se recuperó levemente, los bajistas continuaron operando en corto, intentando que las acciones siguieran bajando y así poder obtener rendimiento.

¿Qué es wallstreetbets?

Es una de las conversaciones de Reddit, red social en la que los usuarios pueden abrir hilos de debate sobre cualquier cuestión (series de televisión, música, arquitectura...). Wallstreetbets cuenta con 2,8 millones de usuarios, algunos de los cuales se coordinaron para complicar las cosas a las grandes empresas de inversión que operaban en corto en GameStop y que buscaban que bajara el precio de la acción de la compañía para especular.

Lo que hicieron fue comprar títulos de GameStop para elevar el precio por acción, perjudicando a los bajistas. Fruto de esa acción coordinada, el valor de estas acciones subió un 822% en menos de siete días: de 14 a 300 euros.

Pero la fiebre inversora no se limitó en ese momento a GameStop. Desde el mismo hilo de Reddit se organizaron compras de acciones de otras empresas que estaban siendo objetivo de los bajistas, como Nokia, BlackBerry o la cadena de cines AMC.

La locura desatada dio incluso lugar a algún momento surrealista: la similitud del código de una empresa minera australiana con el de GameStop hizo que sus acciones subieran de precio. Lo mismo ocurrió con la empresa Nikola Motors, que muchos confundieron con Nokia.

¿Qué efecto ha tenido esto en Wall Street?

Las principales compañías de inversión que operaban en corto con GameStop eran los fondos de alto riesgo Melvin Capital y Citron Research. La primera de ellas, Melvin Capital, registró pérdidas de un 30% a cuenta de sus operaciones bajistas con GameStop. Debido a ello, otros fondos inyectaron 2.275 millones de euros al fondo de alto riesgo.

S3 Partners estima que los bajistas han registrado pérdidas de cerca de 4.000 millones de euros.

Por su parte, Nasdaq anunció que paralizará aquellas operaciones bursátiles que tengan un vínculo con una actividad inusual en las redes sociales, ya que su rol de "organización autorreguladora" supone cerciorarse de que los mercados actúen de manera "legítima". "Los reguladores tienen que ponerse al día con la tecnología ", aseguró la directora ejecutiva de Nasdaq, Adena Friedman.

Este vínculo entre las redes sociales y la evolución de una acción en Bolsa ha dado lugar al fenómeno de las ‘acciones meme', aquellos valores que sufren apreciaciones o depreciaciones bruscas dependiendo de lo que se hable de ellos en plataformas como Youtube, Twitter, Reddit o cualquier otro medio social.

¿Cuáles son las consecuencias de todo esto?

Los usuarios de Reddit se han movido por un impulso irracional de simpatía hacia un negocio tradicional o por una reivindicación frente a las operaciones especulativas en corto de los bajistas. Su organización y su amplificación en redes sociales ha conseguido movilizar inversiones en todo el mundo, provocando una distorsión de mercado.

Por este motivo, los reguladores han adelantado que vigilarán estas operaciones. Pero este anuncio no ha contentado a los usuarios de Reddit, que piden que también se vigilen con igual detenimiento las operaciones habituales de los bajistas.

Además, los usuarios de Reddit aseguran que los fondos de alto riesgo intentaron dar al traste con sus planes de hacer subir las acciones de GameStop: acusan a los fondos de estar detrás de la publicación de noticias falsas que contaban aspectos negativos sobre la compañía en el más estilo FUD (miedo, incertidumbre, duda), para desalentar la inversión. También se les acusó de llenar de bots el foro de Reddit para impedir su organización y de ser responsables de las caídas de apps de inversión como Robin Hood.

Tras lo ocurrido con esta compañía, las autoridades regulatorias estadounidenses ven con preocupación el fenómeno de las ‘acciones meme', dado que las acciones coordinadas de grandes operadores en los mercados no están permitidas en el país. Con el avance de la tecnología y la aparición de nuevas formas de comunicación, se debate ahora si es necesario crear una regulación específica para intentar evitar la manipulación de los mercados en casos similares a este.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

¿Teletrabajas? ¡Peligro, niños cerca!

Cultura de banca

10/03/2021

Imagina que te encuentras en casa trabajando y te levantas de la silla un segundo. No has bloqueado el ordenador porque ¿quién va a acceder a tu correo o al informe en el que estás trabajando? A tus hijos les da igual, están jugando en el salón tranquilamente.

Tiempo de lectura: 3 minutos

De vuelta a tu espacio de trabajo, uno de tus hijos te llama alarmado. Miras hacia la pantalla y ves el típico mensaje que indica el porcentaje de archivos eliminados y el tiempo restante.

El niño ha accedido a tu equipo corporativo mientras no estabas. Ha estado trasteando en tu ordenador sin permiso y, sin querer, ha eliminado la carpeta de un cliente con toda la información del proyecto.

El último año ha traído muchos cambios en nuestras costumbres, sobre todo en el ámbito profesional. El teletrabajo se ha instaurado en muchas empresas como solución al confinamiento, en ocasiones compartido con niños.

Como acabas de ver, trabajar en casa con dispositivos de empresa tiene algunos riesgos a los que hay que estar atento. Por eso es importante seguir unas pautas básicas de ciberseguridad para evitar que un desastre fruto de un descuido acabe con información sensible al descubierto o con un equipo dañado:

  1. Aunque estés teletrabajando, no olvides bloquear el equipo si te alejas del dispositivo.
  2. Conecta siempre la VPN para una mayor seguridad.
  3. No compartas tus dispositivos con nadie.
  4. En caso de pérdida o robo de tu equipo, contacta con el departamento de IT o ciberseguridad de tu empresa lo antes posible.
  5. No dejes información sensible, como tu usuario y/o clave de acceso, a la vista.
  6. No uses dispositivos extraíbles para compartir o almacenar información, utiliza los canales oficiales.
  7. Ponle una pegatina a la webcam.

Infografía Teletrabajo seguro

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Lo que puedes aprender de economía con ‘Animal Crossing: New Horizons’

Cultura de banca

09/03/2021

Animal Crossing: New Horizons ha obtenido una gran repercusión mediática durante la pandemia, pasando de ser un videojuego poco conocido por las grandes masas a estar en boca de todos y vender 13 millones de copias en pocas semanas.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Animal Crossing

Animal Crossing

Para muchos, el título de este videojuego de Nintendo era desconocido, pese a llevar en el mercado 19 años y 9 entregas, y en cuestión de semanas ocupaba titulares, redes sociales y Zooms con amigos. La razón de este boom tan repentino es que Animal Crossing: New Horizons es una simulación de la realidad y llegó en plena pandemia, según afirma Mat Piscatella, analista especializado en videojuegos de NPD Group, a Expansión en este artículo. Así, mientras el mundo estaba en pausa, confinado en su hogar, podía soñar con llegar a una isla desierta, construir una civilización y quedar despreocupadamente con sus amigos o, sencillamente, llevar una vida normal.

Animal Crossing: New Horizons es la novena entrega de la franquicia del gigante japonés de los videojuegos. El jugador parte de una isla desierta, en la que, gracias al Plan de Asentamiento en Islas Desiertas de la compañía Nook Inc., recibirá recompensas por desarrollar una civilización.

Desde una rudimentaria tienda de campaña, el personaje virtual deberá avanzar y edificar casas, muebles y supermercados, pero también tener vida social con la visita de amigos, vecinos de isla o desconocidos aleatorios. Es un juego que no tiene niveles, por lo que es infinito, y, al ser una simulación de la realidad, guarda cierto paralelismo con esta, especialmente en lo que a economía se refiere.

Préstamos hipotecarios

Al llegar al paraje paradisíaco, el jugador mantiene con Tom Nook, presidente de la corporación homónima ‘Almacenes Nook' dedicada a la venta de objetos variados, una pequeña deuda inicial por el transporte hasta ella, la tienda de campaña y los primeros utensilios que se le facilitan para comenzar su aventura. Una vez saldada, debe solicitar una hipoteca para poder construir una casa que, posteriormente, deberá ir ampliando hasta siete veces, con préstamos de este tipo.

La deuda se salda por medio de bayas, que son la moneda de cambio recibida en un principio por hacerle recados a Tom Nook o venderle los que se consiga de la pesca, la caza o la recolecta de frutas y verduras.

Cajeros automáticos y un 'Amazon' propio

Pero el juego va más allá de construir edificios y devolver préstamos. Y es que en él se contemplan también otros conceptos propios de la economía y la banca, como los intereses. Así, si el jugador ingresa bayas en su cuenta en el Banco Nook, recibirá un 0,05% de intereses que, al igual que en la vida real, verá reflejados a final de mes. Un incremento muy bajo con respecto al inicial, que ascendían a diez veces estos, es decir, 0,5%. La empresa nipona se vio obligada a bajarlos drásticamente para hacer frente al atajo que los usuarios habían descubierto para hacerse millonarios en poco tiempo: los viajes en el tiempo.

De este modo, los jugadores de Animal Crossing: New Horizons han tenido que centrarse en la otra opción para ganar bayas, que es la compraventa de nabos. Juliana es la única que los puede vender cada domingo a los usuarios para que, a su vez, los comercien durante la semana. Y aquí viene lo interesante: no hay un precio fijo, sino que es algo parecido a una bolsa de valores. El producto debe venderse a la tienda de la isla en un plazo de seis días; su precio varía dos veces al día y, si no se liquidan antes del siguiente domingo, se perderá la inversión realizada en la compra.

La relevancia del aspecto económico del juego -al igual que en otras ediciones- estriba en su función pedagógica para los más pequeños, ya que no se trata de un producto exclusivamente para adultos, sino que es también apto para niños. Estos pueden aprender con más facilidad conceptos como la ley de oferta y demanda, la importancia de los ahorros o el riesgo y responsabilidad que conlleva tomar cualquier decisión financiera.

En esta entrega de la saga, además, se cuenta con un dispositivo llamado TeleNook que sirve para acceder al cajero automático para ingresar las bayas. A través de esta máquina, situada en el ayuntamiento de la isla, el jugador puede también adquirir infinidad de artículos, como canciones del artista ficticio Totakeke, muebles o viajes. Del mismo modo, utilizar el ‘bayero' -sí, así se llama- tiene recompensa y se reciben distintas cantidades de bayas en función del número de visitas realizadas.

Asimismo, el universo de Animal Crossing: New Horizons ha excedido las paredes virtuales de la consola y se ha trasladado a la web, donde se ha creado una plataforma de comercio electrónico llamada Nookazon. Esta página consiste en una especie de Amazon del juego, donde se pueden adquirir y vender todos los artículos que existen en el videojuego, ya que dentro de este están disponibles solo de forma aleatoria.

Por cierto, Tom Nook es un mapache japonés

No es casual ni debido al azar que este personaje sea un tanuki o mapache japonés. Según la mitología nipona, de hecho, estos animales tienen el poder de convertir hojas en dinero, pista que también se esconde a plena vista en el logo de la tienda del pueblo, que es, por supuesto, esta parte de las plantas. Asimismo, la mitología japonesa le atribuye grandes dotes contables (para el manejo de las hojas y billetes), por lo que en sus representaciones sostiene un cuaderno de cuentas. El tanuki es símbolo de buena suerte y prosperidad y su iconografía abunda en los comercios japoneses.

1

1 comentario

09 de marzo de 2021 a las 10:50Lola
No me había parado a pensar en lo que un videojuego podía llegar a aportar. Viéndolo así, este fin de semana me voy a animar a ponerme con mi sobrina a que juegue e ir explicándole cada paso, llevándolo a la vida real. Es una oportunidad de aprender jugando. Muchas gracias, un análisis muy interesante.

Artículos relacionados

Y después del plástico: algodón, papel, rafia…. ¿cuál es la bolsa más sostenible?

Cultura de banca

08/03/2021

El plan diseñado para reducir el consumo de bolsas de plástico llegó el pasado 1 de enero a su tercera y última fase con la entrada en vigor del Real Decreto 293/2018 de 18 de mayo.

Tiempo de lectura: 3 minutos

El fin de las bolsas de plástico

El fin de las bolsas de plástico

En tan solo una década los españoles hemos reducido el consumo de bolsas de plástico a la mitad, pasando de las 317 bolsas por habitante en 2007 a algo más 100 en 2017, según datos facilitados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El próximo reto es reducir aún más, hasta las 40 bolsas por persona en 2025.

El proceso comenzó en julio de 2018, cuando la normativa obligó a los comercios a cobrar las bolsas de plástico a sus clientes. Tras esto, el 1 de enero de 2020, se exigía que las bolsas estuvieran compuestas por al menos un 50% de material reciclado y se prohibían las bolsas de plástico fragmentable. La última etapa veta definitivamente las bolsas ligeras y muy ligeras, con la salvedad de las compostables.

La medida pretende paliar el daño medioambiental producido por las bolsas de plástico fragmentable, fabricadas con materiales derivados del petróleo que pueden tardar hasta 400 años en descomponerse y suponen la mitad de los 675.000 kilos de basura vertidos en los océanos cada año.

Bolsas ligeras, muy ligeras y compostables: las protagonistas del cambio

El objeto de esta legislación siempre han sido controlar el uso de las bolsas ligeras y muy ligeras, es decir, aquellas cuyo peso es inferior a las 50 micras. Las primeras, con un espesor comprendido entre las 15 y las 49 micras, son las bolsas de plástico de supermercado que usábamos hasta 2020, cuando aparecieron unas más robustas y compuestas al menos en un 50% por material compostable y las completamente biodegradables. Las muy ligeras, de menos de 15 micras, son las que podemos encontrar en los autoservicios de fruta y verdura a granel, o las distribuidas en las farmacias.

En julio de 2018, la Ley exigió el cobro de las bolsas, a excepción de las muy ligeras necesarias para el transporte de alimentos a granel o higiene, y aunque no impusiera una tarifa para ello, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico sí incluyó una lista de precios orientativa para que los comercios los adoptaran de forma más o menos homogénea.

En 2021, llega la prohibición de comerciar bolsas de plástico ligeras y muy ligeras no biodegradables, los precios sugeridos siguen vigentes y la diferencia estriba en que estas deben, obligatoriamente, poder "degradarse biológicamente en plantas de compostaje o en compostadores domésticos".

De todo lo anterior quedan excluidas las bolsas de rafia, un material que puede ser natural, pero que en este caso es sintético y no biodegradable, al estar estas fabricadas con polipropileno trenzado. La normativa de aplicación las considera un producto en venta y, por tanto, estima que no se ajustan a la definición de envase.

No es oro todo lo que reluce, ni sostenible todo lo biodegradable

Llega el turno de las bolsas biodegradables, capaces de descomponerse en su totalidad en un periodo de tiempo breve, que están ganando terreno, al igual que las de papel.

Sin embargo, los expertos alertan de los problemas que puede suponer para el medioambiente si la eliminación de bolsas fragmentables se sustituye por las de papel o materiales como algodón ecológico, arroz, soja o fécula de patata. Por una parte, un problema medioambiental: la tala de árboles; y otro energético, ya que según una investigación de la Asamblea de Irlanda del Norte en 2011, se necesita cuatro veces más energía para fabricar una bolsa de papel que para una de plástico. Además, según publicó en 2018 el Ministerio de Medio Ambiente y Alimentación de Dinamarca en un informe, este tipo de bolsas deberían reutilizarse al menos 43 veces para ser menos contaminantes que las de plástico. El mismo estudio ha revelado, respecto a las bolsas de algodón orgánico, que deberían reutilizarse al menos 20.000 veces para resultar más sostenibles en comparación con las de plástico.

Así pues, los expertos coinciden en que además de buscar soluciones al plástico fragmentable, es necesario un cambio de cultura más allá del comprar, usar y tirar. El mejor reciclaje es la reutilización y, por ello, entre las mejores soluciones encontramos los carritos para la compra, las cestas de esparto, las bolsas de tela, malla, crochet o plegables de poliéster.

1

1 comentario

08 de marzo de 2021 a las 08:29María Cristina Lorenzo Bragado
La bolsa de plástico es la gran amenaza, pero ¿qué decir de todos los envases no reutilizables? Champús, cremas, detergentes, productos de limpieza, envases de bebidas, yogures, productos loncheados… Un sinfín de otros productos que vienen envasados en plásticos que podríamos recargar y, sin embargo, se tiran una vez utilizamos el producto.... Haced la cuenta...

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

Vigilando al bono americano

Estudios y análisis

05/03/2021

En las primeras semanas del año advertíamos de los efectos que el “reflation trade” empezaba a tener sobre el comportamiento de las rentabilidades de la deuda pública, especialmente significativos en el caso del bono a 10 años americano, la referencia libre de riesgo global.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Vigilando al bono americano

Vigilando al bono americano

José Ramón Díez Guijarro

Director de Estudios de Bankia

Desde entonces, la tendencia se ha acelerado, de manera que, en sólo dos meses, los tipos de interés a largo plazo han alcanzado los niveles que esperábamos para finales de año en prácticamente todos los casos: Alemania (-0,3%, +28 puntos básicos en el año), Italia (0,74%, +20 puntos básicos), España (0,38%, +33 puntos básicos) o EEUU (1,6%, +65 puntos básicos). Aunque la tendencia (y el riesgo) parece muy diferente a ambos lados del Atlántico.

La pregunta es: ¿qué hay detrás de este movimiento? De momento, el aumento de las rentabilidades en EEUU se reparte de forma simétrica entre un incremento de las expectativas de inflación y de los tipos de interés reales. Algo que no debe juzgarse como negativo, pues implica una mejora de las expectativas de crecimiento y un acercamiento de la inflación al objetivo de la FED. El problema se produciría si la mayor parte de la subida se originase en un desbordamiento de las expectativas de inflación que, aunque es cierto que han subido hasta el 2,5% (máximos desde 2008), todavía permanecen en un rango perfectamente asumible por la FED. Quizás, lo más preocupante es que se ha observado un apreciable deterioro de la liquidez del mercado, reflejado, por ejemplo, en una ampliación del diferencial de tipos entre oferta y demanda, que ha llegado a más que duplicarse y a situarse en máximos desde marzo del año pasado.

Por tanto, el problema ha sido la velocidad de la subida y que estamos ante la primera señal de inestabilidad y riesgo de contagio al canal financiero desde marzo del año pasado. Hasta el momento, los bancos centrales han sido capaces de ir dando pasos adelante e innovando para mantener a raya cualquier amenaza de tensionamiento en las condiciones financieras, pero el aumento en media de la deuda pública en 20 puntos porcentuales de PIB en los últimos 12 meses y la sensación de que la política económica sigue echando leña al fuego de forma no muy controlada, bajo la filosofía de "prefiero pasarme a no llegar", pueden complicar en el futuro la gestión de la curva de tipos.

Partiendo de la base de que si el tipo de interés del bono a 10 años americano se mantiene en la banda del 1,5% / 2% no debería ser una amenaza ni para la recuperación, ni tampoco para el comportamiento de los mercados de valores. Sólo un error en la política de comunicación de la FED o un cambio drástico de opinión de los consejeros podría provocar un aumento brusco de las rentabilidades. Además, antes de la subida de los tipos oficiales se tienen que cubrir muchas etapas, primero con el anuncio del tapering (¿verano de 2022?), luego con su ejecución durante 12/18 meses y, finalmente, analizando sus consecuencias antes de iniciar las subidas de tipos. Sin sorpresas negativas en inflación, eso nos llevaría al año 2024, pese a que el mercado esté anticipando ahora mismo ese movimiento para a la primavera de 2023.

La clave de la vulnerabilidad a las subidas de tipos será la respuesta de los mercados de valores. Revisando la historia, encontramos periodos en los que subidas de las tires de la deuda pública a largo plazo han tenido un efecto negativo sobre la renta variable, pero también encontramos otros en los que el precio de las acciones ha subido. Por lo tanto, a priori, no se puede afirmar categóricamente que la actual subida de las rentabilidades de la deuda pública vaya a ser perjudicial para las bolsas. En principio, la subida de las tires incide directamente en la tasa de descuento que se utiliza en los modelos de valoración de acciones, haciendo que suba y afectando negativamente en los precios, pero no hay que olvidar que también entran en juego las perspectivas de un crecimiento mayor de los beneficios y los cash flows generados por las empresas, así como una reducción de la prima de riesgo bursátil, pudiendo más que compensar todo ello la subida de la tasa libre de riesgo. De momento, pese a las correcciones recientes, en las últimas 16 semanas los flujos hacia los mercados de renta variable siguen alcanzado nuevos récords, situándose en 414.000 millones de dólares, mientras la liquidez acumulada por las empresas americanas se sitúa en 2 billones de dólares (con un aumento de 0,5 billones en el último año), lo que confiere un amplio margen para imprevistos macroeconómicos, pero también para remunerar a los accionistas con dividendos, recompras de acciones, etc.

¿A partir de qué niveles de tipos de interés deberíamos preocuparnos? Actualmente, hay una diferencia de 300 puntos básicos entre el rendimiento del S&P 500 medido por el "earning yield" (4,6%) y el rendimiento del bono americano (1,6%), situándose esa brecha en términos históricos en el percentil 42. Si el tipo de interés del bono a 10 años americano se fuese al 2%, todavía el diferencial de rentabilidad del mercado de valores respecto al activo libre de riesgo estaría situado cerca del percentil 50 y, por tanto, prácticamente en la mediana. Sería cuando nos aproximáramos al 3% (ya en el percentil 73) cuando empezaríamos a entrar en zona de problemas. 

Los mercados y el poder de los bancos centrales son muy diferentes a los existentes en la década de los 80, cuando los "bond vigilantes" eran capaces de disciplinar a gobiernos con políticas fiscales poco ortodoxas. Ahora, el problema es que estamos perdiendo las referencias. Si en la anterior crisis, Rogoff y Reinhart establecieron el 90% de deuda pública sobre PIB como límite que no se debería sobrepasar, en estos momentos ese listón lo superan la mayoría de los países desarrollados. Por tanto, cuando acabe la crisis, el problema será discernir los niveles de deuda pública que se considerarán aceptables y diseñar las sendas de estabilización fiscal. Con la suspensión del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en Europa al menos hasta 2023, acabamos de ganar tiempo para diseñar ese marco fiscal para la próxima década, una señal indispensable para los inversores. Porque quizás ya no estemos en los tiempos en los que James Carville (asesor electoral de Bill Clinton) afirmaba que prefería reencarnarse en mercado de bonos antes que en Presidente de EEUU, pero seguimos hablando de un mercado con un volumen emitido equivalente a 76 billones de dólares (114 billones si, además, tenemos en cuenta la renta fija privada).

¿Y qué opina el BCE de todo esto? De momento, sigue más preocupado por el riesgo de deflación que por otra cosa. Doctrina Daft Punk: harder, better, faster, stronger. Según Panetta: "cuanto más duro empujemos para cerrar la brecha de crecimiento e inflación, mejor será para nuestro crecimiento potencial. Y cuanto más rápido lleguemos a ese punto, más fuerte será nuestro potencial de crecimiento". Alinear la política monetaria y fiscal es lo pertinente a estas alturas, lo que no significa que esta decisión no vaya a complicar el medio y largo plazo.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú