Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

Por qué cambiar deuda por capital es una buena solución para sostener a las empresas con problemas

Cultura de bancaTemas de Bankia

30/04/2015

A raíz de la crisis, muchas empresas que son perfectamente viables con su negocio ordinario se han tornado en inviables desde un punto de vista financiero porque están más endeudadas de lo que pueden soportar. Cuando se llega a esta situación, existen dos alternativas: liquidar la empresa en su conjunto o intentar reducir su deuda hasta niveles soportables para que pueda respirar y salir adelante. Es obvio que la segunda alternativa es la más beneficiosa para la compañía, sus accionistas, sus empleados, sus acreedores y la sociedad en general.

Proyecto Phoenix

Proyecto Phoenix

Ángel Luis Sáez Moratilla

Director de Reestructuración de Clientes Mayoristas

¿Cómo se reduce esa deuda? Canjeándosela a la banca por acciones de la compañía. De esta manera, la empresa reduce el importe que debe a los bancos, a cambio de que estos entren en su accionariado y participen en la gestión, con el objetivo de mejorar los resultados de la empresa.

Esta operativa aparentemente tan sencilla, pero tan compleja de llevar a cabo, es lo que las mayores entidades financieras españolas han plasmado en el denominado Proyecto Phoenix. Con las mismas condiciones básicas para todas las operaciones, los seis grandes bancos (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Popular) intentarán paliar los problemas de sobreendeudamiento de las empresas que lo necesiten.

Los canjes de deuda por acciones de la empresa tienen un efecto positivo inmediato sobre la economía del país, ya que da viabilidad a compañías y sectores económicos que en caso contrario se liquidarían sin más, con el consiguiente impacto negativo en el conjunto de la sociedad por la pérdida de empleos y destrucción de valor.

Para las entidades financieras, esta solución implica la reducción del riesgo de impago para compañías operativamente viables, evitando las tradicionales refinanciaciones ‘ad infinitum', al tiempo que se aumentan las opciones de recuperación de los créditos porque se mejoran las posibilidades de futuro de las compañías.

A las empresas incluidas en Phoenix les permite evitar un previsible colapso financiero y operativo y focalizarse en el negocio. Al eliminar cualquier restricción al desarrollo del negocio, derivados de la ausencia de nueva deuda (circulante, operativa, de adquisición, etc.), sus intereses se alinean con los de los bancos en pos de la maximización del valor futuro de la compañía. Para estas compañías reestructuradas, el crédito puede fluir con normalidad tanto para circulante como para proyectos de inversión.  

En este contexto, Bankia ha apoyado e impulsado desde un primer momento este proyecto y lo seguirá haciendo en el futuro como palanca para el crecimiento económico y el mantenimiento del empleo en empresas operativamente viables.

 

1

1 comentario

15 de mayo de 2015 a las 19:16Roberto
Este proyecto, nació con una buena idea por parte del ministerio de economía: la de salvar empresas viables pero endeudadas. La idea era capitalizar deuda para darle continuidad al negocio y después de unos años, los accionistas originales podrían recuperar la parte capitalizada. En cuan el proyecto ha caído en manos de los bancos, estos han convertido esta buena idea original en un proyecto letal para la mediana empresa española. Las empresas que entren en Phoenix, con la bendición del ministerio de economía serán capitalizadas por los bancos a más del 50%, sanearan artificialmente las cuentas y serán vendidas al primero que llegue con una oferta, recuperando así los bancos inmediatamente lo máximo posible, expropiando a los antiguos accionistas y olvidando la idea original de esperar unos años la recompra por parte de los accionistas originales. Paren de disfrazar este robo de empresas en salvamiento de empresas.

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú