Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Artículo

¿Existe brecha de género en la FP?

Cultura de banca

06/03/2020

La evolución vivida por la FP durante los últimos años supone un reflejo de los cambios experimentados en ese mismo tiempo por la sociedad española. Avanzamos hacia una sociedad digitalizada, en la que la formación se extiende a lo largo de toda la vida laboral y en la que la inteligencia emocional tiene tanta importancia como las competencias técnicas.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Brecha género formación profesional

Brecha género formación profesional

Mónica Moso Díez

Responsable del Centro de Conocimiento e Innovación de Fundación Bankia

Linkedin

A todos esos retos ha ido respondiendo la Formación Profesional, adaptando la educación ofrecida y complementándola con una visión empresarial de un modo más rápido al que ninguna otra modalidad educativa podría ofrecer. Sin embargo, del mismo modo que la FP supone un reflejo de las ventajas o evoluciones sociales, también actúa como un espejo de las rémoras que seguimos arrastrando, entre las que destaca sobremanera la brecha de género.

Cuando hablamos de segregación de género en el mercado laboral, podemos distinguir dos tipos. Por un lado, aquella que es vertical y que se refiere a cómo las mujeres profesionales suelen ocupar una posición jerárquica inferior y salarial pese a tener la misma cualificación experiencia... Por otro, la horizontal, referida a la distribución sectorial diferente por orden de sexo: si hace años vivimos que la enfermería o la peluquería eran profesiones de mujeres, y policía o bomberos de hombres, esos estereotipos pasados siguen actuando para condicionar nuestras decisiones actuales.

Debemos actuar para hacer frente a esos prejuicios, pero también a las limitaciones que nos autoimponemos, que nos imponen desde nuestra propia familia (al influir en nuestras opciones educativas) o desde el sistema educativo (actitudes de profesores, currículo, orientación vocacional…).

¿Por qué es importante abordar el mundo de la FP desde la perspectiva de género?

Primero, es importante incrementar la orientación profesional de las mujeres, tanto para mejorar su proyección personal y profesional como para dar respuesta a un mercado laboral cada vez más demandante de este tipo de cualificaciones (FP grado medio y grado superior). En la actualidad, sólo un 17.4% de las mujeres tiene estudios de FP, frente al 20.4% de los hombres, según los datos de la Encuesta sobre la participación de la población adulta en las actividades de aprendizaje del INE (2016). Pero es que, además, más de un tercio de las mujeres cuentan con un bajo nivel educativo que supone un lastre para su desarrollo profesional. De ahí, se deriva la relevancia de la formación profesional para las futuras generaciones de mujeres, en un momento en que hay más ofertas para técnicos de FP que para estudiantes universitarios.

Segundo, es fundamental fomentar una distribución más equilibrada entre los y las jóvenes entre las familias profesionales en la que cursar los estudios de FP para lograr un futuro más equitativo, dado que la segregación en la FP es una de las causas principales para la diferencia salarial y de proyección profesional entre hombres y mujeres. En general, los programas de FP donde predominan los chicos (industrial, informático o agrario) suelen tener mejor salida profesional que aquellos cursados por las chicas (relacionados con imagen personal, servicios sociales o sanidad).

Tercero, la equidad de género es una gran oportunidad económica, además de social. EL envejecimiento de la sociedad, la baja natalidad, la despoblación de ciertos territorios (DATO), etc., unido a la escasez de trabajadores cualificados, refuerzan la relevancia del rol de las mujeres en el sistema productivo y laboral. Por lo tanto, es importante ir eliminando las barreras a una opción educativa no sesgada.

Los indicadores y los datos muestran que los estereotipos sociales siguen funcionando, y que sigue siendo una asignatura pendiente. El quid de la cuestión no es el por qué las jóvenes deben estar presentes de forma equilibrada en las FP sino cómo lo promovemos. Desde el ámbito educativo esto conlleva el seguir repensando los planes curriculares desde la educación primaria, así como desarrollar y consolidar sistemas de orientación educativa y profesional desde etapas tempranas, formar al profesorado en clave de género, y fomentar instrumentos y herramientas que faciliten este reto social.

Estamos a tiempo de actuar para que la igualdad no sólo se viva desde edades tempranas, sino que se promueva y se fomente desde la educación.

Sigue leyendo sobre:

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú