Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Síguenos

Anecdotario, capítulo 3: La transfusión, el disimulacro y el cuadro de amortiguación

Tiempo de lectura: 3 minutos

Leer más tarde Artículo Anecdotario, capítulo 3: La transfusión, el disimulacro y el cuadro de amortiguación

Anecdotario, capítulo 3: La transfusión, el disimulacro y el cuadro de amortiguación

Publicado el 16 de agosto de 2019 a las 07:00 por José Luis Cantalejo Seguí

En el artículo anterior de esta serie sobre las situaciones anecdóticas que se producen en oficinas, comentábamos algunos equívocos frecuentes que se producen con el exceso de anglicismos que se utilizan en la jerga bancaria. Pero no solo los términos en otros idiomas producen confusiones, también se generan con palabras "española y muy españolas".

Lo del "abono de haberes", por ejemplo, da mucho juego. Como nos comentaban desde una oficina del madrileño barrio de Begoña, hace ya unos años, un cliente se acercó a caja y dijo que quería saber quién le había enviado dinero desde Bélgica. Inmediatamente, los empleados se pusieron a buscar entre las transferencias recibidas del exterior y no encontraron nada. Cuando, finalmente, preguntaron al cliente que dónde había visto anotado en su libreta un dinero recibido desde Bélgica, sin dudarlo, él contestó: "Lo pone aquí muy claro, abono de Amberes". En realidad, era su nómina y venía de bastante más cerca.

Términos más antiguos, como los depósitos, las amortizaciones o las transferencias, conviven en el anecdotario de confusiones con conceptos más modernos como el de la digitalización que, con todos sus derivados y conjugaciones, se presta a situaciones divertidas y, a veces, un poco embarazosas, como en el caso de esos clientes, más de uno y más de dos, que acuden a la oficina a "genitalizar" su DNI, o los que vienen a hacer una "deposición". "¿Cómo?", le preguntaron a aquel cliente. "Sí, a depositar 200 euros", respondió. "Ahhhhhh. Bien, sí, qué susto me había dado, deme la libreta por favor", terminó diciendo el profesional de Bankia.

Otros pretenden hacer una "transfusión", en lugar de una transferencia, te piden el cuadro de "amortiguación" de su préstamo o te solicitan hacer un "disimulacro" para ver cuántos intereses le salen a pagar al año en un depósito a plazo.

Un compañero de una oficina de Sevilla me comentaba que había atendido a un cliente que quería saber el número de cuenta a dar en el INEM porque, según él, le habían concedido el "suicidio", algo sin duda más delicado que el habitual "subsidio".

Con las libretas y las comisiones también nos liamos a veces más de la cuenta. Una clienta de una oficina de Valencia decía, muy apurada, que venía a ingresar dinero porque tenía la libreta "al aire libre". Se refería al descubierto, claro. Y otro, de Barcelona, se quejaba por las comisiones de descubrimiento que, en todo caso, las hubiera cobrado Cristóbal Colón, no el banco.

Y, para finalizar, una de mis favoritas, tal y como nos la contaba, textualmente, una compañera: "Me llama una clienta y me dice "quiero eliminar a mi marido". Se me ha encogido el alma porque no sé si me ha confundido con una asesina a sueldo o qué... pero no, es que quiere una extinción de condominio. Gracias a Dios… ¡Con la mala puntería que tengo! Está claro que estamos al servicio de lo que el cliente nos demande, pero ¡caramba! ¡no tanto!".

En definitiva, aunque el sector financiero no ofrezca tanto juego con las confusiones divertidas de palabras como el sector médico, sí que son diarias las situaciones en las que el trabajo nos genera una sonrisa. La misma con la que seguimos afirmando, como en toda esta serie, que estamos muy, muy orgullosos de nuestros clientes. A ellos nos debemos porque, sin ellos, no seríamos nada.

  

SOBRE El AUTOR

José Luis Cantalejo Seguí, director de comunicación interna de Bankia

Este post pertenece a la serie "El anecdotario de Bankia", una visión amable y divertida del día a día en nuestras oficinas. En capítulos anteriores: "Orgullosos de nuestros clientes" y "La compleja jerga bancaria".

3 comentarios

Leer más tarde

Puedes dejarnos tus comentarios Comentar

Comentarios

Utiliza el siguiente formulario para darnos tu opinión. La dirección de correo electrónico es necesaria para poder ponernos en contacto contigo, en ningún momento se publicará en este sitio web.

Tu opinión es lo que mantiene vivo el debate en este blog. Por eso nos encanta que comentes pero queremos que conozcas cuáles son las normas que fijamos para que este espacio sea un entorno agradable:

  • Los comentarios están moderados y no aparecen en el blog nada más ser enviados.
  • Comenta sobre el tema del que habla esta entrada. No se aceptan comentarios sobre otros temas (off-topic) o de promoción o publicidad.
  • No insultes, ridiculices ni faltes al respeto a ninguna persona a la que te refieras en tu comentario, ya sea el autor, otro comentarista o hacia el propio banco o sus profesionales. Intenta mantener un ambiente de respeto hacia los demás: que el paseo por este blog sea agradable para quienes leen y quienes comentan.

Los campos con asterisco * son obligatorios.

Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en el presente formulario, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de supervisar, mantener y controlar la publicación de el/los comentario/s realizado/s por el usuario y en base a su consentimiento. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá publicar el/s comentario/s.No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

El/los comentario/s realizado/s por el usuario, deberá/n ser respetuoso/s con el resto de comentarios e información mostrados en el blog. Bankia no se hace responsable del contenido de los comentarios personales que los usuarios puedan solicitar publicar en el blog ni del uso ilícito o inadecuado de los mismos por otros usuarios. No se aceptará ningún comentario con fines comerciales y/o propagandísticos. La publicación de los comentarios deberán ser aprobados por los administradores del blog, por lo que es posible que pase un tiempo desde que se realice el mismo hasta su publicación en el blog.

Deseo suscribirme al boletín del blog de Bankia, S.A – Condiciones de privacidad

Los datos personales del usuario recogidos en este apartado, incluida su dirección de correo electrónico, serán tratados y, en su caso, incorporados a bases de datos bajo la responsabilidad de Bankia, con domicilio social en calle Pintor Sorolla Nº8, 46002 Valencia, y CIF A-14010342, con la única finalidad de gestionar y mantener la solicitud de suscripción al boletín del blog de Bankia, S.A. Los datos personales solicitados son obligatorios, por lo que, de no facilitarse, Bankia no podrá gestionar la solicitud. No se cederán datos a terceros, salvo: (i) obligación legal; (ii) sea necesario para el mantenimiento y control de la relación contractual; (iii) que el titular haya consentido previamente. El usuario, titular de los datos personales, puede dirigir las solicitudes de acceso, rectificación, cancelación, limitación, oposición y portabilidad que procedan, acreditando su identidad, a la dirección de correo electrónico protecciondedatos@bankia.com o al apartado de correos nº 61076 Madrid 28080, indicando "GDPR-derechos PARCOL". Puede consultar la Información Adicional de Protección de Datos incluida en: https://www.bankia.es/es/particulares/privacidad

3 comentarios

23 de agosto de 2019 a las 11:32Toñi Moreno
Buenísimo!!!. supongo que te habrán llegado muchos más. Esto mismo pretendíamos hacer en una oficina en la que estuve...no tardamos en rellenar unas cuantas anécdotas: índice del olivo (Euribor) , si hay que alabar al niño se alaba (avalar)...Gracias por la sonrisa del viernes!
22 de agosto de 2019 a las 09:26Isa
Buenísimo... No puedo parar de reír... Gracias por este momento.
22 de agosto de 2019 a las 00:51M.A.R.
En 2008 la Fundación Caja Rural de Granada publicó el libro escrito por Manuel Martínez Oña "Anecdotario bancario", con historias y anécdotas contadas por los propios empleados de la entidad. El tuyo es, pues, el segundo empeño en la misma dirección, si bien mucho más relevante por la importancia de Bankia y por su difusión a través de medios digitales. Te deseo el mayor éxito, si bien tengo mis dudas, que espero infundadas, sobre cierto efecto contraproducente que podría derivarse del conocido fenómeno del "mal entendido en las redes sociales", extensible como bien sabes a todo el ámbito de la comunicación no verbal.
Cerrar menú