Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Estás en:

  1. Inicio
  2. Infografía

Alerta pensiones. Los españoles del baby boom comienzan a jubilarse

Cultura de banca

29/03/2016

La alta tasa de paro, a pesar de su progresiva disminución, copa los titulares de las noticias sobre el mercado laboral español. Pero un riesgo más silencioso, el desequilibrio entre población activa y pensionistas, comienza a surgir en el horizonte. La generación del baby boom está empezando a jubilarse y las consecuencias socioeconómicas son muchas.

Cada tres meses el Instituto Nacional de Estadística (INE) lanza la Encuesta de Población Activa, el mayor estudio periódico del mercado laboral español. Con cada nueva publicación, los medios de comunicación recogen los datos de paro, pero la cifra de la población que está en disposición de trabajar no suele recibir demasiada atención. Y la merece.

El INE define a los activos como personas de 16 o más años que “suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios o están disponibles y en condiciones de incorporarse a dicha producción”. Es decir, la suma de ocupados y parados.

La última EPA, correspondiente al cuarto trimestre de 2015, dejaba un muy buen dato: casi 700.000 personas menos en situación de desempleo que un año antes. Sin embargo, la cifra de población activa (la de gente dispuesta a trabajar) no ha remontado: durante el año 2015 se redujo en algo más de 150.000 personas. Si nos remontamos más atrás descubrimos que hay 600.000 personas menos en disposición de trabajar que en los años 2011-2012. En definitiva, los primeros pasos de la recuperación económica no están suponiendo más población activa.

 

La demografía entra en juego: los españoles del baby boom se jubilan

Tras estos datos subyace, además de otros factores vinculados a la crisis como la salida de españoles que emigran y de inmigrantes que han retornado a sus países de origen, un fenómeno demográfico: el baby boom. En las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado, el número de nacimientos en nuestro país creció de manera espectacular, con picos de hasta 700.000 alumbramientos, como en 1964.

Después de 1980 la natalidad cayó en picado y en 1996, antes de que la inmigración comenzase a cambiar la demografía española, se registraron apenas 360.000 nacimientos. Son los jóvenes que actualmente tendrían que estar incorporándose al mercado laboral y que padecen una tasa de paro del 47%.

Esa generación del baby boom se irá retirando del mercado laboral durante los próximos 25 años. No es un fenómeno únicamente español, pero la proyección de su pirámide poblacional tiene algunos ángulos muy marcados.

Las derivadas de este horizonte probable son muchas. Por ejemplo, estas son las cifras que hay encima de la mesa cuando se debate sobre el futuro de las pensiones: los trabajadores en activo son los que soportan con sus aportaciones la retribución de los jubilados.

En previsión de esta situación, en el año 2000 se creó el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, una especie de hucha en la que guardar para más adelante. El problema surge al comprobar que la crisis se ha llevado por delante la mitad de lo ahorrado: ha pasado de los casi 67.000 millones de 2011 a los 34.200 de la actualidad.

Pero hay más. A la cuestión de la baja natalidad se suma la de la mortalidad, con esperanzas de vida cada vez más largas. Y aún podemos añadir otro factor: la mecanización de tareas como consecuencia de la cuarta revolución industrial y sus consecuencias globales sobre el empleo, eje sobre el que giraron muchos de los debates en la última edición del Foro de Davos.

Complementar las pensiones públicas con planes privados de previsión, la prolongación de la vida laboral más allá de sus horizontes actuales… Hay muchas propuestas posibles en un debate que, por su propia naturaleza (la confluencia de elementos demográficos, económicos y políticos obliga a su permanente revisión), nunca se puede dar por concluido.

1

1 comentario

29 de marzo de 2016 a las 11:40Adri
Este tema lo percibo claramente en Gijón, mi ciudad natal. La edad media, a simple vista dando un paseo, es de 50-75 años en su mayoría. Los pocos jóvenes que había además han tenido que emigrar a comunidades con mayores posibilidades profesionales o al extranjero. Mi padre me comentaba esta Semana Santa que no es posible mantener este equilibrio con pensionistas cobrando 1.000-1.500 euros, teniendo pisos pagados, medicinas gratis, abono municipal de transporte a 12 euros, descuentos de AVE al 60% mientras los jóvenes están en paro o ganando 1.000 euros, pagando hipotecas o alquileres tremendos, incapaces de mantener hijos ni alcanzar una estabilidad. Ya hay artículos en los periódicos indicando que son más altas las pensiones que los sueldos... Una locura que no nos lleva a ningún buen lugar. Y el Estado sigue aumentando la deuda... ¿Quién la pagará? Son muchos votos los pensionistas y nadie quiere perderse ese pastel... En fin, a algunos nos está tocando levantar una empresa en quiebra y un país al borde del rescate. ¿Volverán los buenos tiempos?

Artículos relacionados

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.

Cerrar menú